Montag, 14. Oktober 2013

Mirada inquisidora

A mi lo de observar a las personas siempre me ha encantado, lo llevo innato, no lo puedo evitar... me gusta mirar los rasgos, los gestos, las expresiones, los detallitos... le descubrí a mi tia con poquitos años una peca en el iris del ojo, una amiga de la familia (ISV) siempre me decía "echa pallá niña, no me mires más" y mi madre se reía de mi mirada inquisidora. Porque a mi afán observador hay que añadirle la poca gracia en disimular que me define: imaginaros mirada fija y ceño bien fruncido... a eso (cuando era pequeña, ahora me corto más) añádirle unas cuantas preguntas impertinentes al respecto... ¿agradable, eh?

Pues ahora estoy haciendo un curso de fotografía en el que me piden que me fije en la gente de la calle y los fotografíe ¡ARDE TROYA! ¿pero esta gente sabe a quién se lo están pidiendo? y si no os lo creeis mirad a esta mujer... normal a primera vista, pero no es normal, tiene unos gestos muy dulces y emana un "yo que sé, que qué sé yo" que no puedo evitar mirarla... y seguirla, y CLIC CLIC CLIC! 




Esta señora a la que estuve unos minutillos persiguiendo en la estación del tren, no se enteró de nada... me vino de frente y ¡se fue! (¡noooo-te-vaaaayaaaaas! quería gritarle) y claro, ¡ahi voy yo con el niño en el carrito y la cámara con zoom gigante trotando al borde de las vías!

Aissshhhh!!! Valió la pena... tiene ese algo especial que se merece unas fotos y un post sólo para ella. Así es como yo la veo, sin más... con sus ojos cansados y dulces, sus pelos alocados, su vestimenta destartalada y forma de caminar acelerada. 

Me la imagino una persona muy solitaria, parca en palabras, que le gusta ir a su aire... probablemente tendrá familia, pero no le debe caer muy bien, así que busca excusas para escaquearse de las reuniones y/o obligaciones familiares... A veces se le escapa una carcajada que nadie entiende y cuando no la ven, a escondidillas se fuma un cigarro acompañado de un buen trago.

 Y vosotros... ¿cómo os la imaginais?
 

Es increible lo que hace la necesidad, porque entended que yo ahora NECESITO hacer estas fotos y claro, lo que no os había dicho es que ¡me muero de vergüenza! entonces hay que buscar tácticas: meterse en los meollos, silbar, mirar con cara de besugo "yo no te he hecho ninguna foto, palabrita, que me fulmine un rayo ahora mismo"... O_o
Por ejemplo, hago la foto con todo el morro del mundo a un tio que tengo a dos metros a la derecha (me ve, sin duda, hasta diria que oye el CLIC) y acto seguido me giro naturalmente mirando el monumento horroroso colocado a mi izquierda... Uy ¿pero cuanto tiempo lleva ahi ESSSSTO, que no me he enterao?


Recomendación:
Si os gusta este tipo de fotografía teneis que ver el trabajo de Jorge Arteaga, por el apellido igual pensais que somos familiares, ¡pero no! ¡ojalá! le sigo desde hace un tiempo y me encantan sus retratos callejeros... es un artistazo.